miércoles, 23 de septiembre de 2015

La Dadomancia

Entre leer el libro de culturas del Oriente Próximo para la uni, acabar el Ablaneda para contaros mis impresiones casi no tengo tiempo. Pero una cosa más ha venido a llamar a mi puerta y tiene como protagonista a Khurro y su campaña gargantuesca de Hombre Lobo el Apocalipsis. La campaña empezó hace ocho años y se ha jugado de continuo con mayor o menor ritmo, podría contar mil historias que se han generado en esta campaña: cómo soy de los pocos supervivientes que mantiene su personaje inicial y ha llegado al rango de anciano, los épicos encuentros que hemos vivido, pero prefiero quedarme con un protagonista en particular, su nombre es Kraton y si lee esto le mando un abrazo.


Un joven que tenía suerte en sus tiradas de dados y empezó a jugar una campaña de Hombre Lobo. Conoció a gente muy variada como Fofe, Gus, Laso, Frankata, todos le caían bien pero si trabó amistad con alguién ese fue Kraton. Se entendieron desde el primer día, hacía bromas, se les iba la pinza comentando pelis de Michael Bay, se llevaban tan bien y eran tan revoltosos que el master Khurro les tenía que separar cómo a los gamberros en una clase que si no no atendían a la partida, pero algo pasaba Kraton era infeliz porque era incapaz de sacar una tirada de dados, no es que fracasara estrepitosamente como Migger el gafe, simplemente sus tiradas eran mediocres.

Un día para animarle este escriba cogió los dados que iba a lanzar, los sopló y se los pasó a su amigo diciendo - A ver si sacas una tirada de una vez majo, que aquí dejas el pellejo. Karton tiró los dados y sacó un tiradón y lo que fue un gesto inocente, derivó en un extraña magia ritual que acabamos denominando dadomancia.

Casi casi se saca el título de houngan
Cuando dejó de sacar tiradas que consideraba altas, Karton siguió buscando un método que atrajese la suerte y estando al lado yo fui víctima de muchos de sus experimentos chamánicos. A continuación enumero alguno de ellos. 
  • El aliento de un gambler: Consiste en que alguien con buena suerte te sople los dados antes de tirarlos, puede complementarse con que toques los dados o te los pasen por la espalda.
  • La manada: Se basa en coger el set de dados y ponerlos mostrando el resultado más alto, a la hora de tirar tenía la teoría de que los dados se avergonzarían y tenderían a imitar a la manada que tenía resultado altos.
  • El mal habita en mí: Consiste en que a la hora de lanzar los dados no podía tocarlos, usaba bolsas u otras cosas para evitar el contacto directo y los lanzaba.
  • El cubo de la buena suerte: Había por ahí un cubilete de esos para lanzar dados del póker, estaba viejo y guarreado pero Karton vio en él una potencial herramienta, efectivamente usó durante una largo tiempo el cubo con buenos resultados pero cómo siempre estos no duraron mucho.
  • La pista de aterrizaje: Variante de la manada. Esta vez el argumento se basaba en hacer unos flancos con dados para que al tirar los dados estuvieran cómodos cayendo en la mesa.
  • Vudú: Cuando se podía fumar en el club, soplaba humo de tabaco en los dados como los houngan del vudú mientras los demás incrédulos batiamos palmas y nos reíamos.

Creo que ya no hay más métodos he de decir que la suerte es una amante cruel con Karton cuando parece que ya está de su parte lo abandona sin compasión, ha perdido dos personajes en la campaña de Hombre Lobo y nunca se ha de descartar alguno más.

Ayer estaba hablando con Fofe y me comentó que Karton se había comprado un set de dados de luxe para jugar a Pathfinder con la creencia de que al adquirir sus propias armas le iría mejor. Al preguntar por el resultado, Fofe estalló en carcajadas diciendo que eran los peores dados que había visto en mucho tiempo.

He de decir que esta entrada no ha sido idea mía sino de Fofe, Khurro y Karton mismo, me lo comentaron y accedí a transmitir los secretos de la Dadomancia. Este viernes sigue mi epopeya de Hombre Lobo, ya estoy cerca de mi meta y no le tengo miedo a nada, pero he de decir que echo de menos jugar con Karton a mi lado, echarme unas risas más altas de lo normal y vivir las absurdas situaciones de la Dadomancia.

Espero que os haya gustado, sed felices.


Y así la dadomancia se convirtió en leyenda


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No hay de que Karton a ver si Kurro nos junta de nuevo para una última cabalgada en Hombre Lobo

      Eliminar
  2. Os falta el formar un triángulo con lápices y hacer la tirada dentro... Si es que hay cosas que no cambian de un grupo a otro xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, a ver is alguién se anima a sacar alguna historia de su club, creo que lo de las anecdotas es la mejor parte de jugar al rol.

      Eliminar